¡Por un mundo mejor y más amigable con el microbioma!

Estándar MyMicrobiome 45.10 - Microbioma Vulvo-Vaginal

La zona íntima de la mujer es compleja. "Vulva" es el término genérico para los labios, el clítoris y el vestíbulo vaginal. La entrada a la vagina es parte de la vulva. La delicada y sensible piel de la vulva hace que esta zona del cuerpo sea muy sensible. El ambiente ácido lo mantienen los lactobacilos dependientes de estrógenos, que controlan el crecimiento de microorganismos potencialmente patógenos que existen naturalmente en la zona íntima. Si se altera este equilibrio, pueden producirse infecciones bacterianas o fúngicas.
En el Estándar Textil Vulvo-Vaginal incluimos los microorganismos que se producen tanto en el interior de la vagina de la mujer como en la zona íntima externa, como los labios vaginales. Su vitalidad no debe verse influenciada por tejidos y productos de higiene.

Para las pruebas como parte del Estándar Textil Vulvo-Vaginal MyMicrobiome 45.10, se han definido las siguientes especies bacterianas, cuya presencia no debe verse afectada por un producto:

Moraxella catarrhalis

Lactobacillus
crispatus

Staphylococcus epidermidis

Lactobacillus
gasseri

Staphylococcus epidermidis

Lactobacillus
jensenii

Staphylococcus epidermidis

Staphylococcus
epidermidis

Staphylococcus epidermidis

Cutibacterium
acnes

Staphylococcus epidermidis

Corynebacterium
tuberculostearicum

Proceso de certificación para la norma 45.10

Como parte de la certificación “Microbiome-friendly”, los textiles pasan por las siguientes cuatro fases:

1. Test de calidad

La prueba de calidad garantiza que los productos textiles no estén contaminados y que se puedan realizar nuestras pruebas micobiológicas con los microorganismos de la piel. Por ello, los textiles se lavan previamente según las instrucciones del fabricante. Un examen verifica la aparición de microorganismos mesófilos y aeróbicos. Para la descontaminación, los productos se irradian con rayos UV o se esterilizan en autoclave.

2. Test de balance

El producto textil no debe alterar el equilibrio entre la bacteria más común en la region vulvo-vaginal, L. crispatus, y la bacteria dañina G. vaginalis. El producto se añade a un cocultivo con ambos microorganismos durante un tiempo determinado y luego se compara la proporción de las dos bacterias con el grupo de control no tratado. La influencia del producto textil no debería favorecer a G. vaginalis.

3. Diversitäts-Test

El producto textil que se va a probar se añade a un cultivo de microbios específicos típicos de la zona vulvo-vaginal. Después de un cierto período de incubación, se compara el cambio en la diversidad entre los diferentes microorganismos con el grupo de control no tratado. La diversidad del microbioma de la piel debe mantenerse con respecto a los microbios clave más importantes.

4. Test de vitalidad

Un producto textil para la zona vulvo-vaginal, respetuoso con el microbioma, no debería tener una influencia indeseable en la vitalidad de los microbios individuales de esta zona del cuerpo. Esta prueba simula el contacto directo de la piel con microbios, vistos individualmente. El crecimiento de los microorganismos se compara con un grupo de control no tratado. No se debe reducir ni estimular el crecimiento de los microbios.

Una selección de nuestros clientes / Premios

Numerosas marcas de la industria cosmética con más de 600 productos testeados confían en nuestro sello:

Copyright 2024 MyMicrobiome AG. All Rights Reserved.
Política de Privacidad

Al hacer clic en "Aceptar todo", aceptas que se almacenen cookies en tu dispositivo local. Esto mejora la navegación en el sitio, permite mostrar contenido de video y nos permite analizar de manera anónima si las páginas se están utilizando como se pretende. Todas las aprobaciones se realizan de acuerdo con las disposiciones del GDPR.

You are using an outdated browser. The website may not be displayed correctly. Close